sábado, 3 de febrero de 2007

Maldito Conductor

Son las cinco de la mañana y aquí me hallo, delante del ordenador, y con una mala leche de la que hacía años que no tenía noticias.

Querido conductor del autobús número 6230 de la línea 7 de Metrobúho de Madrid: le recuerdo que debe detener el vehículo ante cualquier persona que encontrándose debajo de la marquesina de la una parada de su línea, así se lo solicite. Y le recuerdo además que la línea 7 de metrobúho tiene una parada en la Plaza de Juan Zorrilla con Avenida de Pablo Iglesias. Una vez dicho ésto, tengo que decirte que me has robado una hora de mi vida. Media hora pasando frío esperando al siguiente autobús (número 6290, gracias por su servicio), y otra media hora aquí sentado porque no me quiero dormir con este cabreo.

Sólo quiero decirte un par de cosas que se me han pasado por la cabeza durante la espera y el trayecto subsiguiente.

Deseo con todo mi corazón que tu mujer te ponga los cuernos con tu madre, no sin antes transmitirte la peor enfermedad venérea conocida. Deseo que no te toque el Gordo de Navidad por un número, y que no compraras el agraciado porque se agotó justo delante de tí. Deseo que se te caigan todos los dientes excepto las muelas del juicio y el del cuñao de pozí. Deseo que no puedas trabajar porque te salten un ojo con un anzuelo cuando vayas a pescar para relajarte y meditar acerca de lo de tu mujer con tu madre. Deseo que se te claven las uñas de las manos, te salgan multitud de ampollas en los pies y te echen de la EMT. Deseo que tu hijo descubra que su vocación es ser chapero, que consiga ser el mejor del gremio, y que el único trabajo que tú puedas desempeñar sea conseguirle droga. Pero también deseo que llamen a tu puerta Scarlett Johansson y Giselle Bundchen para proponerte un trío. Pero cuando estés en pleno magreo, se te quede la picha floja y no consigas satisfacerlas. Ellas, como venganza, te harán un destorni. He dicho.

Si se os ocurre alguna nueva idea, botoncito de comentarios, como ha hecho La Jenny, qué crack. También me ha dado tiempo a pensar qué música poner a este post, y lo mejor que me ha venido a la cabeza es este vídeo. La letra no tiene mucho que ver con todo ésto, pero imaginaos cómo conduciría nuestro querido amigo tras quedarse tuerto, cojo, con dolor de muelas, impotente y deprimido. Mejor no lo imaginéis, Jarvis Cocker os lo muestra:




Current Mood -> Ballistic!

1 comentario:

Estefanía dijo...

Yo solamente tengo que decir:
QUÉ MALO ES EL DISCO NUEVO DE BLOC PARTY!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Que lo estoy escuchando otra vez para darle una oportunidad y ni por esas.